Que Battle royale es mejor PUBG o Fortnite?. - Virtual Gamer

Que Battle royale es mejor PUBG o Fortnite?.

Durante la última mitad del 2017 y en esta primera mitad del 2018 el género de los Battle Royale ha explotado convirtiéndose en un fenómeno viral dentro del mundo de los videojuegos atrapando a millones de jugadores por el camino.

Fue PlayerUnknown’s Battlegrounds, más conocido como PUBG, el que comenzó a popularizar el género tras su lanzamiento en la plataforma de acceso anticipado de Steam en mayo del año pasado, rompiendo todos los récords de Steam superando a títulos tan icónicos en la plataforma de descargas de Valve como DOTA 2 y CS:GO.

Cuando parecía que nadie podría ya no superar, sino hacer frente a este fenómeno, Epic Games anunció un modo Battle Royale para Fortnite, un juego que hasta entonces había pasado totalmente desapercibido para la comunidad y que ha sido un auténtico pelotazo en este 2018.

Pero, ¿cuál de los dos títulos es el rey de los Battle Royale? ¿Qué juego es más completo? ¿Cuál tiene los mejores gráficos? ¿Y el mejor contenido o el modelo de negocio más justo para con sus jugadores? En Vandal vamos a intentar dar algunas respuestas a estas preguntas en las siguientes líneas, no sin antes aclarar que, evidentemente, depende del tipo de jugador que seas te puede gustar más un juego u otro.

Queremos remarcar, desde un primer momento, que ambos títulos son grandes propuestas con perspectivas con un enfoque diferente y, también, con recursos diferentes. Bluehole es un relativamente pequeño estudio coreano que se ha hecho rico con el triunfo de PUBG mientras que Fortnite en su vertiente Battle Royale tiene detrás a un estudio con décadas de experiencia como Epic Games por lo que, a prioriFortnite parte con ventaja.

Vamos a comenzar repasando la jugabilidad de ambos títulos que pasan de una experiencia más realista de PUBG al caos, la locura, las construcciones y el perfil más desenfadado de Fortnite Battle Royale.

En PUBG nos encontramos con un juego más táctico, con un sistema de disparos que recoge los retrocesos de las armas o las caídas de las balas de una forma bastante fiel a la realidad dentro de sus posibilidades. El ritmo de juego también es más pausado dada la dimensión del mapa del juego, más grande que la de su competidor directo, haciendo que incluso, en muchas ocasiones, necesitemos unos vehículos que no están presentes en el juego de Epic Games para desplazarnos.

Esconderse, ir con sigilo, el miedo a un francotirador o a un enemigo apostado en un lugar seguro y las dificultades para conseguir equiparnos hacen que en PUBG prime más una sensación de tensión y unos subidones de adrenalina que enganchan a sus jugadores y que hacen que las sensaciones que sentimos con simplemente matar a un enemigo o ganando una partida sean muy satisfactorias.

Por su parte Fortnite apuesta por la locura, por un ritmo de juego rápido, en un mapa más pequeño que el de su rival, contando también con un reparto más generoso de armamento (aunque las armas más poderosas son muy difíciles de conseguir) y con unas mecánicas de tiro más accesibles para todo tipo de jugadores, con un retroceso bastante bajo.

Las construcciones de ‘Fortnite’ nos dan una riqueza jugable única que puede cambiar de forma drástica el transcurso de cualquier partida.

Todo esto hace que encontrarnos con un enemigo sea mucho más fácil y que, por lo tanto, podamos tener momentos de acción de forma más sencilla, encontrándonos cada poco con enfrentamientos rápidos y divertidos que son capaces de sacarnos de forma habitual una buena dosis de sonrisas.

Sin embargo, la mayor diferencia entre ambos juegos son las posibilidades que Fortnite nos da a la hora de destruir objetos para recolectar materiales y poder hacer nuestras propias construcciones ya sea en forma de pequeñas escaleras para acceder a puntos inalcanzables, pequeños muros para protegernos del fuego enemigo o auténticas fortalezas, con trampas incluidas, con las que obtener una apabullante ventaja contra nuestro rival.

Esto le da a Fortnite una riqueza jugable única, dándonos momentos de locura sobre todo cuando empezamos a dominar las mecánicas de construcción y somos capaces de hacer, de forma fácil, escaleras, muros o suelos mientras nos protegemos del enemigo, lo rodeamos e intentamos sorprenderlo desde cualquier ángulo, convirtiéndose en una experiencia casi jovial.

Como les decíamos al principio, dependerá de cada jugador el escoger qué fórmula jugable es mejor para él. En líneas generales creemos que Fortnite, gracias a sus construcciones y su ritmo de juego, nos ofrece una experiencia mucho más rica que, además, es capaz de satisfacer a una mayor cantidad de jugadores.

Sin embargo, al que les escribe, a pesar de reconocer la profundidad jugable y la diversión de Fortnite BR (sería corto de miras si no lo hiciera), le gusta o, mejor dicho, me gustan más las sensaciones de tensión, emoción y los picos de adrenalina que he podido vivir en mis partidas de PUBG, aunque, como es lógico, es algo subjetivo.

A nivel de contenido no debería de haber demasiadas dudas de quién es el claro vencedor en esta batalla ya que Fortnite Battle Royale ha sabido añadir, en poco tiempo, una gran cantidad de armas, objetos y skins para personalizar nuestro personaje que van más allá del alcance de PUBG.

En los gráficos, ‘PUBG’ nos ofrece un enfoque realista mientras que ‘Fortnite’ apuesta por una estética cartoon alegre y desenfadada.

Es cierto que el título de Bluehole gana en un aspecto, el número de mapas, que está a punto de ascender a tres por tan sólo uno del título de Epic Games, pero, en todo lo demás, Epic ha trabajado rápido, muy rápido, para superar a su competidor.

De hecho, Epic nos trae cada pocos días nuevo contenido ya sea en forma de nuevas armas, modos de juego, eventos especiales como el de los meteoros que tienen atrapados a la comunidad y una cantidad apabullante de objetos personalizables que están enganchando a la comunidad.

Este, seguramente, es el punto donde más se nota la diferencia de presupuesto y la veteranía de Epic Gamescon respecto a Bluehole y, pese a que el estudio coreano no ha dejado de actualizar su juego con nuevas armas e incluso recientemente ha abrazado también los modos de juego temporales, lo cierto es que su ritmo es el de un coche convencional mientras que el de Fortnite Battle Royale y Eic van a la velocidad de un Fórmula 1.

A nivel gráfico, PUBG y Fortnite Battle Royale utilizan el mismo motor, el Unreal Engine 4, pero dos estilos a nivel estético muy diferente ya que PUBG apuesta por algo más realista mientras que Fortnite es más alegre y desenfadado gracias a su estilo cartoon. En este sentido, dependerá una vez más de los gustos de cada jugador el decidir qué gráficos son mejores (más abajo os hablaremos del rendimiento del juego) o más atractivos para cada uno de vosotros.

Otro de los factores en los que se notan mucho las dos vertientes del estilo gráfico de los juegos es en la paleta de coloresescogida para cada uno de ellos, con PUBG utilizando colores más secos mientras que Fortnite apuesta por ofrecernos una gama multicolor atractiva a nivel visual con colores más fuertes y con un mayor contraste en los mismos.

En el apartado gráfico, algo donde sí notamos una gran diferencia es en el ciclo de día y noche dinámico que nos ofrece Fortnite, algo que le da un atractivo visual con el que no cuenta PUBG que, pese a ofrecernos escenarios con diferentes opciones climáticas, no es capaz de hacerlo de forma dinámica, es decir, si empezamos un escenario de día, siempre será de día mientras que en Fortnite se alternan el día y la noche sin mayor problema.

Pero, igual que remarcamos esto, también hay que decir que PUBG tiene efectos climáticos (una vez más, no dinámicos) con los que no cuenta Fortnite, pudiendo afrontar el mapa con niebla o lluvia que, además, afectan radicalmente a la forma de encarar la partida, lo que nos ofrece una riqueza jugable que no tiene el juego de Epic Games.

Es innegable que Fortnite Battle Royale es un título más cuidado a nivel de rendimiento. A pesar de que, como dijimos antes, ambos juegos utilizan el Unreal Engine 4, se nota que es Epic es la que ha desarrollado este motor de juego, optimizándolo haciendo casi magia negra para que Fortnite, a pesar de tener el mismo número de jugadores en un servidor y de estar en un entorno abierto, rinda muy bien incluso en ordenadores modestos.

La experiencia con Fortnite Battle Royale, a nivel de rendimiento, ha sido tremendamente satisfactoria tanto en ordenadores como en consolas casi desde el primer día, con tasas de frames estables, sin caídas y sin grandes ralentizaciones o problemas en su netcode.

Por su parte PUBG, aunque hoy en día en PC es bastante estable, sigue teniendo en ocasiones serios problemas de rendimiento sobre todo en su versión para Xbox One que, pese a las mejoras desde su lanzamiento, aún tiene mucho por delante para mejorar.

Los modelos de negocio de PUBG y Fortnite Battle Royale son bastante diferentes ya que, de entrada, el primero apuesta por ser un juego en el que necesitamos un pago inicial para poder jugar mientras que el segundo es un título free to play al que podemos jugar, engancharnos y disfrutar sin pagar un duro.

Además del pago inicial de 29,99 euros para adquirir PUBG, el juego de Bluehole también cuenta con cajas de loot con las típicas skins para nuestras armas o trajes para personalizar nuestros personajes. Algunas de estas cajas se pueden abrir de forma completamente gratuita mientras que otras necesitan de un pago de 2,03 euros para poder abrirlas.

‘PUBG’ cuesta 29,99 euros y cuenta con micropagos en forma de cajas que contienen skins y que necesitan de una llave que cuesta 2,03 euros para poder abrirla.

Por su parte Fortnite Battle Royale tiene un número bastante superior de micropagos, algo bastante lógico si tenemos en cuenta que es un juego free to play que, a pesar de ser gratuito, ha sido capaz de convertirse en una máquina de hacer millones de dólares (25 en su primer mes en iOS).

Cada 10 semanas aproximadamente, Fortnite inicia una nueva temporada en la que añade skins, retos y un montón de nuevo contenido para el Battle Royale con el que fideliza a buena parte de su comunidad. Los jugadores pueden disfrutar de estas temporadas sin coste alguno, contando con un pase de batalla gratuito que nos ofrece algunas recompensas menores para mantenernos algo más enganchado al juego.

Sin embargo, para disfrutar al 100% de estas temporadasdeberemos de adquirir un Pase de Batalla que cuesta 950 pavos (la moneda del juego) que, convertidos a dinero real, son unos 9 euros aproximadamente. Conseguir pavos dentro del juego no es tarea sencilla, por lo que el título de Epic Games nos empuja a gastarnos unos 9 euros cada 2 meses y medio si queremos disfrutar de todo el contenido estético extra y de los desafíos especiales que nos ofrece este Pase de Batalla de pago.

Además, existe una tienda en el juego que nos permite comprar skins y otros objetos personalizables a cambio de Pavos, así como otra Tienda que lo que nos permite, es comprar Pavos por dinero real en paquetes que cuestan de 4,99€ (500 Pavos + 100 extra) a los 99,99 € que cuesta el más caro 10.000 pavos más 3500 de bonificación.

El Pase de Batalla es el mayor reclamo de pago de ‘Fortnite BR’ que ha demostrado ser un auténtico monstruo generando ingresos.

Para los jugadores, probablemente, el modelo de negocio más económico, a la larga, será del de PUBG a pesar de tener que desembolsar un pago inicial de 29,99 euros para poder disfrutar del juego de Bluehole y de que, como os hemos dicho, también hay algunas cajas de loot de pago.

Por su parte, Fortnite Battle Royale es una máquina de hacer dinero. El inicio es gratuito, sí, pero Epic nos empuja bastante más hacia unos micropagos que no son necesarios para disfrutar del juego pero que nos ofrecen recompensas suficientes en forma de skins o retos como para tenerlos muy en cuenta siendo tremendamente tentadores para nuestra cartera.

Seguramente, a la larga, los jugadores que se enganchen al juego de Epic Games acabarán pagando bastante más que los 29,99 euros de PUBG para sacarle más jugo al título con el Pase de Batalla de pago que incluye cada temporada por lo que, si miramos a largo plazo, PUBG nos parece un juego con un modelo de negocio más justo para los jugadores.

PlayerUnknown’s Battlegrounds está disponible en Xbox One y PC, y con una versión gratuita para dispositivos móviles titulada PUBG Mobile, disponible tanto para Android como iOS. Como veis hay una gran ausente, la versión de PS4, que no está ni anunciada, y se rumorea que al menos durante todo un año PUBG seguirá siendo exclusivo de Xbox en consolas.

En cambio Fortnite Battle Royale está disponible en PS4, Xbox One y PC, y encima de manera gratuita, lo que es uno de los principales motivos de su éxito. También hay una versión para móviles, en este caso solo está disponible para iOS, pero llegará dentro de unos meses también a Android.

Tanto PUBG como Fortnite en móviles han sorprendido a todos por sus gráficos y rendimiento, manteniendo la esencia del resto de plataformas, aunque evidentemente los controles no se pueden replicar con igual acierto en un dispositivo con pantalla táctil, y hay una gran diferencia respecto a jugar con un mando o un teclado y ratón.

Evidentemente hay otras “contras” en estas versiones, como el gran consumo de batería, que hace falta un móvil realmente caro para moverlos con soltura, o que por ejemplo en Fortnite haya juego cruzado con el resto de plataformas, algo un tanto injusto, pero en general hay que decir que son dos versiones muy meritorias. Si queréis saber más sobre ellos, podéis leer nuestros análisis:

Fortnite Battle Royale y PlayerUnknown’s Battlegrounds, a pesar de que ambos son Battle Royale, son dos títulos muy diferentes tanto a nivel jugable como a nivel estético, apostando, cada uno de ellos, por su propio camino para conquistar a los jugadores.

Fortnite Battle Royale, sobre el papel, es un juego más completo, con un contenido apabullante, una experiencia fresca, rápida y divertida y un rendimiento realmente pulido que hace que casi cualquier PC, así como PS4 y Xbox One puedan disfrutar de una experiencia de juego fluida y con muy pocos errores.

A pesar de sus diferencias, de la batalla de ambos juegos, lo que no se puede negar es que son referentes en su género, estando en el punto de mira de las grandes compañías dispuestas a crear su propio Battle Royale.

PUBG, por su parte, es un título que ofrece sensaciones muy diferentes, con un combate más pausado en el que prima la táctica que es capaz de ofrecernos una tensión continua y grandes dosis de adrenalina que nos dan unas dosis de satisfacción tanto a la hora de matar a un enemigo como cuando ganamos una partida que, al menos nosotros, no experimentamos en Fortnite.

Pero, más allá del debate, más allá de las comparaciones, ambos juegos son dos títulos muy buenos que están marcando un antes y un después en la historia del videojuego provocando que, desde los estudios más pequeños a los más grandes, se hayan fijado en su fórmula y ya hayan comenzado a desarrollar (o se rumorea que lo están haciendo) su propio Battle Royale fijándose, seguramente, en lo mejor de cada uno de estos juegos referentes en su género.

Que prefieren ustedes PUBG o fortnite?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.